Asset 2

Paseando con los ojos de Ángeles González Gamio por el Bosque de Chapultepec

La trayectoria de Ángeles González Gamio podría ser en sí misma un patrimonio histórico y cultural de CDMX. Su investigación y trabajo como cronista de esta ciudad nos ha legado una nueva mirada e información sobre nuestra urbe.

Y en el marco de la  ‘Semana de los Parques’, hoy presentamos una sinopsis del texto que González Gamio escribió para nuestro libro ‘El Bosque de Chapultepec: Sitio Sagrado y Natural de México’, el cual por cierto puedes encontrar a la venta, aquí, titulado ‘Paseos por el Viejo y Nuevo Chapultepec’.

En este escrito, González Gamio nos comparte un atisbo de lo que en su interior le produce caminar por nuestro Bosque de Chapultepec. Comienza su trayecto con una caminata que arranca en ‘La Puerta de los Leones’, seguido del ‘Monumento a los Niños Héroes’; continúa con la entrada al ‘Antiguo Colegio Militar’, el Museo de Sitio, el ‘Centro de Visitantes’;  después recorre la ‘Fuente de la Templanza’, la ‘Tribuna Monumental’, el ‘Audiorama’, la ‘Cueva de Cincalco’. Luego se adentra en la ‘Calzada del Rey’, seguido de los ‘Baños de Moctezuma’. También llega a la escultura ‘Energía’ de Matías Goeritz, al ‘Jardín de Adultos Mayores’, la ‘Fuente del Quijote’, el ‘Jardín Botánico’ y su jardín sensorial. Recorre el ‘Cárcamo de Dolores’,  el ‘Museo del Jardín del Agua’ y su mural ‘El Agua, Origen de la Vida’; la ‘Fuente Xochipilli’, el ‘Paseo de los Compositores’, el ‘Bistro Chapultepec’ y los dos Lagos de la Primera Sección. 

 

En sus pasos nos comparte referencias históricas y culturales, pero sobre todo nos transmite un halo de mezcla entre nostalgia y el presente siempre vivo del Bosque. González Gamio nos hace sentir cómo en este sitio pululan las historias, las antiguas, las relacionadas con el misticismo o el poder; pero también las miles de historias individuales que han pasado tantos millones de mexicanos a lo largo de los siglos en este lugar.

Nos recuerda que un espacio así, siempre tiene algo que ofrecer. Algo nuevo que ver, vivir, sentir. Nuestro Bosque está en constante transformación, así como cada uno de nosotros lo está en su propia vida: y entonces cuando se visita el bosque urbano más grande de México, existen diversas variables cambiando, en tiempo real, y eso se siente, se palpa. Nuestro Bosque de Chapultepec está vivo, y cada uno de los que lo visitamos, también.

 

 

Foto: CC0

  • File:Sobrevuelos CDMX HJ2A5116 (26515134738).jpg

 

Contáctanos