Asset 2

Ciudades verticales que copian a la naturaleza

Una ciudad

 regenerativa es aquella que puede sostenerse y prosperar, pero que también está al servicio del ecosistema en general, manteniendo el equilibrio con un impacto positivo.

Mónica Cohen, arquitecta

 

 

 

El biomimetismo llegó para quedarse y el arquitecto belga Vincent Callebaut es uno de sus grandes entusiastas.

La biomímesis propone crear condiciones propicias para que prosperen las generaciones futuras, tomando a la naturaleza como nuestra mentora y medida para emular su estándar de rendimiento ecológico en nuestras ciudades que podrían funcionar como bosques, estos estándares ecológicos surgen del estudio del ecosistema cercano, por ejemplo de la distribución de recursos, manejo eficiente de las energías, optimización de los materiales no creando basura y utilizando los residuos como materia prima, pensando en su ciclo de vida proponiendo soluciones innovadoras inspiradas en la naturaleza trabajando multidisciplinariamente junto a un biólogo”, cuenta Callebaut.

Las obras de Callebaut son torres abundantes en jardines, lagos, energías limpias, sistemas de tratamientos de residuos y de transporte.

Y uno de sus proyectos más icónicos es Hyperion, un barrio vertical de seis torres de 36 pisos cada una con terrazas para cultivos cubiertos, que incluye turbinas eólicas y paneles solares; además tiene granjas y paseos verdes e impacto cero.

¿Qué es eso del biomimetismo ?

 

Es el estudio de las formas y estructuras de la vida en la naturaleza para integrarla en la arquitectura. Como ejemplos de este tipo de arte tenemos a Lilypad, una ciudad flotante para refugiados climáticos, y Libélula, un rascacielos de la agricultura urbana vertical para Nueva York. 

Para Callebaut, la transición de una economía lineal a una circular que se sostiene en el reciclaje y en las energías renovables es una necesidad impostergable. Y por ello construyó 45 villas de energías eficientes en Kunming, China, llamado Flavours Orchard, un complejo de 90 mil metros cuadrados que combina vida urbana y rural. 

 

 

Por otro lado, ​​Tianjin Eco-City, es otro ejemplo de biomimetismo. Comprendido por siete distritos, cada uno con un paisaje distinto, allí vivirán 350 mil habitantes en 31 kilómetros cuadrados, con una red de transporte público eléctrico, más bicicletas y tranvías. Cumple con los requisitos de sostenibilidad de la calidad del aire y del agua, el reciclaje, las emisiones de carbono.

El 20 por ciento de la energía será provista por paneles solares y aerogeneradores con bombas de calor para obtener la temperatura del suelo. Y también  bajo tierra estarán los túneles de ventilación para el aire acondicionado natural.

 

Contáctanos